sábado, 25 de junio de 2016

TE BUSCABA


Yo buscaba tu boca en las tenues torceduras del tiempo, la significación de tus ojos por los breves intersticios del desespero, por las grietas de la obsesiva soledad sin tu nombre, por los tenebrosos tumultos de las esquinas más oscuras, buscaba una cerrada penumbra o un perfecto atardecer, el torvo plenilunio taciturno que iba a iluminar tu pelo, pero tú aun no podías extinguir de ti la otra ausencia, aun te negabas a dejarla con la solemnidad de las cenizas, a borrar los últimos vestigios de ese pasado y sus delirios, yo buscaba cabizbajo el rictus de tus labios en los cántaros, el perfume extraviado de tu piel atravesando las madrugadas, las tibias ternuras que acumulabas en tus manos vacías, pero tú seguías soñando por los laberintos del otro otoño, sin saber que todos tus pasos ya caminaban hacia mí porque yo te buscaba en las torcidas flexuras del tiempo con el preciso destino de ir mascando esta gloria bastarda de poseer tu ahora y tu memoria a destiempo con la clara premonición de una eternidad tardía, deshojada, pulida por las arenas que traían otros vientos cruzados de océanos y marejadas y bajamares en las costas de tus lluviosos olvidos. Iba paso a paso ebrio de las lluvias y los ponientes que presagiaban tu cercanía, tu cadencia de libélula esquiva o de mariposa evasiva, iba y venía en un círculo de infiernos, de rastrojos, de abisales celacantos y de nocturnas noctilucas, divagaba buscando tu nombre en los amarillos y ocres y rojos iniciales de los otoños, en los cantos rodados que traían los ríos en los turbios inviernos, en los geranios florecidos en los confines de las primaveras y en las dulces vendimias de los estíos que anochecían de incertidumbre. ¿Que hechizo me has hecho mujer? ¿Por cuales grietas de mi ya cerrado destino pudiste entrar y revolverme los días y desaguar la vasija reseca de mis noches? ¿Como encontraste la llave herrumbrada de mi alma clausurada a los trinos de Amor? ¿Qué ángel vengador o demonio cómplice te la dio sabiendo que vendrías a coronarte reina de heliconias y designarme tu loco vasallo? ¿Quien te creo así sigilosa y deseable a mis oscuros delirios de fauno entumecido? Si yo solo buscaba la fisura por donde tu voz se me escapaba hacía el silencio y se hacía susurro y humo, cárcavas en las piedras y jeroglíficos indescifrables en la cortezas de los árboles de todos los tristes parques por donde yo te buscaba.

Imagen: Fotografía del autor, junio 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada