viernes, 1 de septiembre de 2017

SOOOLITARIO


Para F.A.R.C., aquel cuyo dios lo enmudeció para negar la insoportable belleza de su verbo.

Esta lila se deshoja,
Desde sí misma cae
y oculta su antigua sombra.
He de morir de cosas así. (i)

Negada es tu voz amigo desde los luminosos laberintos de tu sublime locura con sus iridiscencias y sus monstruos medievales, negada a tientas, porque los ecos de tu barroco sevillano perdurarán en las memorias de los que se atrevieron a perforar tu mágica demencia y miraron desde acá abajo el abismo insoportable donde te zarandeabas sobre la cuerda de tus delirios como un equilibrista que cree que puede volar, y posee el imaginario, el verbo y los asombros necesarios para negar la imposibilidad de los verdes saurios del infierno, las mariposas sangrientas y los gatos escaldados, así, sin más, como si tu palabra fuera creando a tu alrededor lo que tu desaforada imaginación iba extrayendo con intensidad de demiurgo de tus oscuros desvaríos, andarás combatiendo contra tus demonios persistentes en algún tugurio de mala muerte allá por los arrabales de un cielo desvencijado donde un dios te mira con los ojos tristes de mal padre, seguirás (d)escribiendo los mundos de tus sueños fantasmagóricos, las visiones inverosímiles de tus alucinaciones enfermizas, los textos de fábula del desterrado voluntario en los que cada objeto, vestiglo, color, insecto o flor que describías volvía a esta mísera realidad más brillante, pulida por tus geniales arreboles y a la vez carcomida por la dolorosa extracción de la piedra de la locura.

(i) “Vértigos o contemplación de algo que termina”, poema incluido en 'Extracción de la piedra de locura', Alejandra Pizarnik, 1968.

Nota del autor.- Escrito en mismas doscientas dieciséis palabras.

Imagen: “La Extracción de la piedra de la locura”.  Óleo sobre tabla, de 48 x 35 cm, del pintor holandés El Bosco (Hieronymus Bosch) o de un seguidor del maestro,​ realizado entre el 1475 y 1480.


jueves, 16 de marzo de 2017

HUYO DE TU VOZ ENTRE LAS DALIAS


Para A. (ella sabe quien…)

Huyo de tu voz que me enceguece los caminos por donde me extraviaba para desaparecerme, que me santifica los rumbos y me enternece las estaciones, me fugo hacia un silencio de piedras heridas y altos cañaverales y vuelvo a encontrarla en las vertientes escondidas, en los acantilados donde los musgos crecen escribiendo tu nombre, en los gaviotales atardecidos y en las pajareras del mediodía, y es tu voz en su cadencia pagana la persiste en su salvaje recurrencia de obsesión clandestina como una ventolera sobre los cuarzos de las arenas que dormían esperando el polvo o la ceniza, y se repite eco entre el ramaje del bosque, acude, desborda, exhala un perfume oscuro de yerbas sagradas, de dalias eternas y de misteriosas amapolas, de una noche de evanescentes madreselvas y del aquel ciruelo enarbolando su albo velamen en el negro terciopelo de un nocturno adolescente que buscaba [sic] tu voz en los equivocados territorios de los amores niños o de las pasiones que nunca alcanzaron el otoño. Huyo de tu voz que me inunda y me recorre, que me acaricia la piel más profunda, y que me deja estremecido por la nostalgia crepuscular de esas las dalias perdidas en el tiempo, y me deja ser niño otra vez y recuperar la sensación de la cercanía de mi madre haciendo florecer las primaveras de mi infancia, y tu estabas ahí con tu voz entre el silencio de las dalias, vestida de ese blanco de perfecta musa imposible cantando con tu dulce sensualidad de mariposa intocable. Huyo de tu voz por los laberintos desquiciados de mis memorias que ya la poseían como escondida semilla subterránea entre los herrumbres de otras voces que iban hilando la telaraña de tu voz que me atraparía en este destiempo de invencible distancia, de océano de por medio, de horas desplazadas por una astronomía que semeja el azar furioso del destino que no quiso que fueran las mismas mañana o los mismas noches, porque tus madrugadas aún son noches en mis comarcas adormecidas y los sueños no se reflejan en los mismos espejos. Huyo de tu voz para seguir buscándola en los cristales de las lluvias de la noche y en los colores de los peces sumergidos, pero ahora sabiendo que te escondes en tus mariposas y tus flores, en las piedras foliadas y en las gárgolas, en los vitrales de antiguas catedrales y también en algunas tardes en los asombrosos dibujos de las nubes. Sé que sentirás que alguien te piensa a lo largo del día, de los días, de los años venideros, y sé que sabrás que soy yo embrujado (sin huida posible) aún por tu voz.


jueves, 2 de marzo de 2017

VIAJE AL OTRO INVIERNO


Desde la ribera poniente del Estero Yerbas Buenas, 18 al 20 de febrero de 2017.

El color de los ojos de Marianela en cierta tarde mirando el atardecer, un violeta y un verde fosforescente en la esquina que daba al mar hacia el poniente y donde  todo era allí, la angustia de extraviarte y la ansiedad por volver a encontrarte, la ventolera y la lluvia que arrecia desde la altura de los bosques oscuros con los ulmos de blanco florecidos, los dados que jugaban cada uno a su aire su pequeño azar instantáneo, la noche de las cinco lunas estrelladas que la memoria guarda como fugaz destello del ahora imposible, la suma y sus cansancios, el río ancho lento con sus aguas casi quietas bajo la lluvia que es todas las lluvias, el silencio que es todos los silencios, los del verbo encarcelado y los que se escondieron en las cenizas de los rescoldos de la dulzura de [tu voz] las voces ya sin rostros, el preciso matiz de unos labios despintados por la turbulencia de una noche de besos y susurros, este invierno que posee el encanto de lo probable y la certeza del vacío, la lluvia, siempre la lluvia como si lloviera en otro invierno, el vino que busca en la contingencia la derrota o la victoria, ambas inútiles en la hora tardía, la cata de los whiskies de los aromas perdidos, con esos sabores que se quedan doliendo para remarcar la nostalgia, un sol que nunca amanece y una luna ciega, y el vaho de los montes sobre la fría mañana, ese breve invierno donde la voz se curva desesperada y desaparece.

Post data.- Ese nombre es un simulacro o un espejo que no refleja sus ojos en su vértice esencial. Ese violeta y ese verde fosforescente son solo antiguas y veneradas reliquias de un desértico territorio, quizá la antípoda climática de este otro invierno.


martes, 7 de febrero de 2017

REFUNDACION DEL OTRO INVIERNO


En memoria (siempre viva) de S. del C.

“Sólo quiero el grito que destroce la garganta, deje en el paladar sabor de entraña y calcine los labios proficientes”. El Sueño de las Escalinatas. Jorge Zalamea Borda, 1964.

Todo vuelve y permanece pero ya nada será igual. Ella fue ave sobre el techo de zinc ahí por el lado del ciruelo, o abeja ajetreando en su jardín florecido y la pequeña chacra que rememoraba perdidas comarcas de su infancia, fue el pan diario que salía de sus manos como crujientes bendiciones, y el sonido rítmico de la maquina de coser, o el misterioso silencio con que habitaba los días de lluvia esperando que escampara. Que de pájaros dejó por los duraznos y la madreselva, o los humos enrojecidos de atardecer que se vienen como adentrándose en la noche desde su rumbo dormido allá por el sur del tranque y el velero niño cuyo velamen aprendió el viento en la ternura madre de sus manos como una blanca mariposa mágica. Se fue yendo de a poco, a pasos lentos, como no queriendo, primero el jardín se fue borrando de dalias y nardos, luego el ciruelo se perdió en las memorias del estío, después fue el pan y el brasero, hasta que se cansó esa noche y se voló calladita con su queltehue. Quien vio la palabra destrozada, los altos muros antiguos, la puerta blanca apoyada en un poste, supo de ríos aciagos, de negaciones, de calles / paisajes / rompientes. Quien vio el azul agonizando esparció cenizas de aviario, gránulos de pesebrera / holladuras. Quien vio a la madre preñada de él mismo esperando las luces de sus ojos, las manos pequeñas apretando, el llanto niño por las tardes del jardín, hundió en carne viva la espina y la sal. Quien vio el secreto en podredumbre en el charco enlarvado e hirviendo es que abrió una puerta blanca, negó la palabra destrozada y se ha ganado su rincón en el Infierno (i). Volverán en auge los soles indolentes, el canto del miedo, lo nebuloso y lo turbio, lo oscuro o tenebroso, la surgencia de las aguas malas en las orillas de destierro, en la negras arenas donde las huellas de pisadas relumbran por los reflejos dorados de un lejano sol inmenso que se hunde vencido en su poniente, en las arcillas donde las algas mustias yacen como la escritura secreta de los arcanos vencidos. Por todo esto y más, (quizás todo un territorio inconmensurable y un infinito tiempo irrecuperable que existen en su nombre), que no es posible describir en un idioma que no posee las palabras necesarias a tanta pena, es que dejó de herencia su ausencia insoportable. No volverá nunca más para que la sigamos buscando para siempre.

(i) “Aquel que vio”. Del poemario Raíces en Arenas Negras, F. S. R. Banda, 2006.


viernes, 8 de julio de 2016

SUB NOCTE


“Fue en ese sentido un crepúsculo que confundimos con un amanecer.” Nombre propio. Rafael Gumucio

La santa noche se desgrana en sus azules furiosos, diamantes constelados en un negro terciopelo, falsos cristales maclados que estallan en delicados fulgores y un coro de falsetes irrisorios y una música veleidosa de violines escarchados, a lo lejos adentro incrustado un arabesco de ángeles marchitos envueltos en la bruma de un cielo vacío destella como falsas estrellas desperdigadas en sus metales desesperados. Es en la vastedad del nocturno donde se vierte una oscuridad de púrpuras solemnes (como el poco de mañana que se va definiendo en los últimos estertores de crepúsculo) y túneles furiosos que habitan las ciegas serpientes que reptan la madrugada en un oscuro de boca de lobo o de ojos de obsidiana de los dioses de mentira. Nunca se abrían las cortinas opacas: evitaban las ortogonales negras de los árboles de invierno, idénticos a lo largo de la avenida, la llovizna puntual del mediodía, y sobre todo ese gris metálico y unido del cielo, que anunciaba en las islas lejanas tiempo de ciclón (i). Es como un alba de arenas donde desembocan todos los ríos posibles y desaguan sus turbulencias de irisados astros parpadeantes, vidrios de impetradas transparencias, chisporroteos inútiles ante un sol flamígero que asoma en su solsticio vencido y desgarrado. La noche del infierno es de hielos púrpuras tachonada de cálidas perlas de misteriosos orientes y luminosas ágatas con sus ponientes de ocres iridiscentes donde espejean peces espurios y algas de un tenue conchevino, la copa rebalsa en los silencios, en la macumba de oscuros dioses encarcelados que beben un brebaje de semillas de mandrágora y capullos de orugas muertas, y comen un hervido con las vísceras de un unicornio degollado con un cuchillo de madreperla mientras baila el hembraje exhibiendo los pálidos mármoles de sus muslos virginales entre sedas negras y tules transparentes, danzan frenéticas y desvergonzadas por que allí ya no hay esperanzas. Descendía de la estatua, morbo de sus escaras, la intolerable amenaza de una muda eternidad de cal, de mondos huesos, de lirondos huesos dispersos en un desierto de ceniza, de agria leche fósil, bajo un cielo que negreara de puro sol, sin otro ruido en el espacio que el freír de su luz (ii). Es en el desborde de amarillos girasoles, en los arcángeles y los celacantos, en los vidrios biselados de sus ojos, en los cuarzos, en los suspiros, en el silencio de lentas goteras que dejan las lluvias donde la noche de las babosas y las aguas malas, de las fieras de cristal sobre la mesita de centro, se desangra en odios de juguete y alegrías de fanfarrias callejeras. Amanecen lentos fuegos y demonios espejeantes por el frío portalón de día.

(i) La Simulación. Severo Sarduy, 1982.
(ii) El gran Burundún-Burundá ha muerto. Jorge Zalamea, 1952.


sábado, 25 de junio de 2016

TE BUSCABA


Yo buscaba tu boca en las tenues torceduras del tiempo, la significación de tus ojos por los breves intersticios del desespero, por las grietas de la obsesiva soledad sin tu nombre, por los tenebrosos tumultos de las esquinas más oscuras, buscaba una cerrada penumbra o un perfecto atardecer, el torvo plenilunio taciturno que iba a iluminar tu pelo, pero tú aun no podías extinguir de ti la otra ausencia, aun te negabas a dejarla con la solemnidad de las cenizas, a borrar los últimos vestigios de ese pasado y sus delirios, yo buscaba cabizbajo el rictus de tus labios en los cántaros, el perfume extraviado de tu piel atravesando las madrugadas, las tibias ternuras que acumulabas en tus manos vacías, pero tú seguías soñando por los laberintos del otro otoño, sin saber que todos tus pasos ya caminaban hacia mí porque yo te buscaba en las torcidas flexuras del tiempo con el preciso destino de ir mascando esta gloria bastarda de poseer tu ahora y tu memoria a destiempo con la clara premonición de una eternidad tardía, deshojada, pulida por las arenas que traían otros vientos cruzados de océanos y marejadas y bajamares en las costas de tus lluviosos olvidos. Iba paso a paso ebrio de las lluvias y los ponientes que presagiaban tu cercanía, tu cadencia de libélula esquiva o de mariposa evasiva, iba y venía en un círculo de infiernos, de rastrojos, de abisales celacantos y de nocturnas noctilucas, divagaba buscando tu nombre en los amarillos y ocres y rojos iniciales de los otoños, en los cantos rodados que traían los ríos en los turbios inviernos, en los geranios florecidos en los confines de las primaveras y en las dulces vendimias de los estíos que anochecían de incertidumbre. ¿Que hechizo me has hecho mujer? ¿Por cuales grietas de mi ya cerrado destino pudiste entrar y revolverme los días y desaguar la vasija reseca de mis noches? ¿Como encontraste la llave herrumbrada de mi alma clausurada a los trinos de Amor? ¿Qué ángel vengador o demonio cómplice te la dio sabiendo que vendrías a coronarte reina de heliconias y designarme tu loco vasallo? ¿Quien te creo así sigilosa y deseable a mis oscuros delirios de fauno entumecido? Si yo solo buscaba la fisura por donde tu voz se me escapaba hacía el silencio y se hacía susurro y humo, cárcavas en las piedras y jeroglíficos indescifrables en la cortezas de los árboles de todos los tristes parques por donde yo te buscaba.

Imagen: Fotografía del autor, junio 2016.


martes, 31 de mayo de 2016

TODO LO QUE QUIERES


Quieres todo mujer encelada, quieres el día y hora en que mi santa madre me echó al mundo frío y ajeno a buscarte por los recovecos y las grietas donde no estabas, mi niñez en el jardín de las dalias y mi adolescencia acumulada en el cruce de dos calles por donde el atardecer se hacía noche en un poniente allá abajo lejos imposible, quieres mis pesadillas con sus miedos y desesperaciones, mis sueños tranquilos y borrados de la memoria por gracia de mis sicóticas inhibiciones, mi desolaciones de náufrago inconcluso y de viajero extraviado, mis soledades buscadas o sufridas según ha sido el rumor de un azar indescifrable, quieres las alegrías que me fueron floreciendo entre los musgos del tiempo detenido, las miserias de alabastro u obsidiana, las pequeñas perversiones que fui ocultando en los intersticios de las brumosas madrugadas, las pocas penas que guardo para las frescas tardes de los últimos estíos, el ruido de las lluvias sobre el techo de zinc en los inviernos de mi infancia y el perfume de los nardos y el sabor de las ciruelas, quieres la cuenta de los latidos que llevo vividos y el saldo de los pocos que me quedan, la esquina donde te esperé equivocado y el mar de noctilucas fosforesciendo en aquel oleaje nocturno, los ocres y los púrpuras de un desierto que tenía tu nombre oculto en sus piedras lustrosas por los vientos incesantes, quieres mis ternuras aconchadas en las oquedades del largo destierro de minerales y arenas yermas, de rocas de verdes cobres y brillantes piritas, el óxidos de los barcos anclados en la rada con sus luces lejos donde yo me soñaba embarcado y tan lejos que no había horizontes ni altas gaviotas, quieres lo que ven mis ojos cuando los cierro cansados de buscarte, las palabras y las sombras que me definen como silueta difusa a contraluz de todo o me borran la máscara que asumo para soportar los años y las gentes, las mentiras perfectamente construidas y los versos quizá plagiados en la confusión de una sobrevivencia imposible entre fieras y acantilados, quieres la cartografía secreta de los tortuosos senderos de mi bosque, con su estanque de peces silenciosos y los números codificados con que identifico los geranios, los nombres de los pájaros, de los insectos y de los caracoles, y también el sitio exacto en que las hormigas dejarán mis huesos blanqueados en su triste cal originaria, quieres mis herencias marcadas en la piel y las voces que no olvidaré nunca porque poseen la vigencias de los seres queridos, quieres el todo y lo poco, lo que recuerdo y lo que olvido, quieres tantas cosas que me faltarían crepúsculos para dártelas todas.

Imagen.- Fotografía del autor, mayo 28, 2016.


miércoles, 18 de mayo de 2016

DIA DE MI MADRE (Fragmento interminable)


Para S. eterna.

La línea se desliza en su enjambre buscando la fúnebre geografía del abandono, del vuelo eterno, del sin retorno a sus manos venerables, la letra se fuga hacia las memorias selladas de aquellos años tan antiguos que se perdieron los códigos y se borraron los símbolos, nada fue igual después que se durmió con la serenidad de una santa y se llevó los últimos instantes de su cercanía esencial, atávica, irremplazable, las palabras se afanan en recrearla, en describirla desde el vano exilio que han sido los días recortados en los años sin ella, la frase singulariza los vocablos que le pertenecieron como los campos y las algas, el sentido de los vientos y el doloroso plenilunio, como las dalias y las azucenas, el párrafo difumina la pena, atardecer y silencio, se extiende y disgrega en un alzavuelo de palomas, en el musgo en las paredes, en la hierba que acoge su voluntad de irse sin desaparecer en las piedras ni las lluvias, en la tierra pura que caminó ya cansada la línea se desliza buscándola. Dejó su silueta en la puerta esperando, su tibieza acurrucada en la casa que la refleja en la paredes y en los rincones, atareada siempre, dejó el cansancio de tantos años abandonado en la cocina junto a la vieja escoba y a las penas que nunca supimos, las alegrías todas se las llevó escondida como los granos de uva que llevaba en los bolsillos del delantal para ir endulzando el día y quizás también para contar las horas que siempre le faltaron.

La Cisterna, Mayo 8, 2016.

viernes, 11 de marzo de 2016

NO ESTABAS


“Consuélate: no fue un tiempo perdido: en todas tus ausencias, yo te amaba.” Rima IV. Blanca Barojiana.

Te busqué con otros nombres y otras siluetas recortadas contra la luna poniente, dejé el oleaje suspendido en ese mar que mirabas enceguecida de nostalgias, abrí senderos en la jungla de tu recuerdo solo para volver a oler tu perfume una vez más y recordarte toda una tarde sin crepúsculo posible ni pájaros oscuros emigrando por tu ausencia, dejé mis huellas caminando en inútiles círculos por los desiertos que guardaban en sus resecas arenas las perfectas sombras de tus pestañas, declaré mis tormentos en los amarillos de los aromos y los trigos, te supuse perdida y asumí la pérdida mientras el río murmuraba la pena que yo no me atrevía a divulgar por esos bosques donde te divisé tantas veces como si fuera cierto y no el juego cruel de destellos de sol en los follajes. Tú sabías por esos entonces que yo te buscaba sin testigos por las sombras inclementes de las noches de plenilunio, por las esquinas de faroles apagados, por las orillas y los cauces, por las entrelíneas de mis furiosas cartas de amor que atesorabas sin reconocerlo porque en ellas estaban los fragmentos de todo lo que eras. Te escondías en los ciegos nublados del acaecido invierno, en los pétalos esparcidos de la vasta primavera, en la hojarasca murmurante del otoño y en los lentos calderos del estío, desaparecías subterránea o sumergida aunque vigente como una estatua insoportable esculpida con el tormentoso material de mis derrumbes, mis asedios y mis molestas persecuciones obsesivas. Te buscaba en nuestros desolados territorios, en los parques y en las espumas de las rompientes, y tú sabiéndolo no venías, no te dejabas ver en las luces ni en las lluvias, te borrabas, eras ausente por vocación de esfinge, descreías de fervores, de halagos, de los versitos de mala muerte que te escribía en los ventanales empañados, de los susurros que invocaban ciertas noches de cuando estabas. Sé, iluso soñador, que andarás ahora también en los sitios equivocados, oyendo mi voz sin eco en su reverbero por las comarcas de la espera desesperada, viéndome de mentira por las últimas calles de tus penúltimos atardeceres entre los perros que ya no te ladran y los mendigos dormidos, caminarás como siempre altiva, dueña de tus celos, de tus furias, de esas torpes certezas que siempre confundías con tus usuales desengaños, poseedora de todos los espejos y de los infinitos matices de los otoños, del preludio y de los tristes finales, única heredera de tu imperio somnoliento, pero también inevitablemente, y para siempre, arrepentida. Vale.


viernes, 26 de febrero de 2016

LA ROSA (RE)ENCARNADA (Texto en eterno progreso…)


«adonde los mundos regresan, es mi estado». Krishna, en el Bhagavad Gita

Pagarás niña deseada y distante, pagarás tarde o temprano, en esta vida o en la que nos viene, o en alguna de las sucesivas, pero pagarás, no tengas duda. Y morderé tus labios en el primer beso y sentirás que ahí estas comenzando a pagar, llegará el café y te seguiré besando, aspirando tu perfume, apretando tus manos, saborearé en tus labios el sabor del café enamorado y oleré en tu boca el aroma melancólico del tabaco. Anocheciendo devoraré tus cóncavos suspiros para llevarte dormida en mis brazos a los cobijos con que has soñado en mi nombre, será una noche de lluvias largas, que es cuando las almas se convierten en grises pájaros entumidos buscando su propio cobijo en las ramas desiertas de la nostalgias. Repetiremos una y otra vez las salvajes reencarnaciones, inevitables y ansiosos, insaciables y felices, dueños del tiempo y sus repeticiones, romperemos la rígida línea temporal para ser uno eterno escondidos en un todavía que titila en todos los futuros nuestros. Yo seguiré cometiendo los mismos errores, evitando el dharma (i) seguiré manifestando los mismos pecados en mis infinitas encarnaciones para no librarme del samsara (ii) y seguir reencarnando tantas veces como sea posibles o necesario acurrucado a tu lado, asumiendo el karma (iii) que me llevará una y otra vez a ti, porque con tu corazón no me basta, quiero todas tus células y todos tus suspiros, las mínimas oquedades de tus poros y el imperceptible roce de tus pestañas, tus pensamientos y tus recuerdos, tu totalidad carnal y tu ser misma absoluta. Tu me induces a violar la fecha, engrupir el tiempo, adelantarlo, traspasar su rígido tictac, apurarlo, soñarnos en un sueño real, concreto, donde nuestros labios de verdad se toquen y yo huela tu perfume y tu sientas mis brazos rodeándote, me incitas a romper la trama temporal (iv), me incitas a desobedecer las leyes de la física, me incitas a desear lo que antes de ti me parecía imposible. De tal manera que he decidido dejar este texto hasta aquí, para siempre inconcluso..., pero no, sé que no será para siempre, solo hasta que reencarnemos en los otros que seremos y no nos importe el que dirán y será lo que soñamos (v), porque seremos esos otros y caminaremos por esas callecitas como si ese mundo, sin diciembres, fuera nuestro. Entonces, en la certidumbre de ese porvenir te prometo terminarlo en ese allá, y asumiendo la teoría de los universos paralelos, lo concluiré de las dos maneras: como si los besos que me debes los pagarás en esta vida vigente, y como si llegaré a poseerte en todos y cada uno los porvenires que me has prometido. Y si no, como ya sabemos, será más temprano que tarde en un café en una esquina de dos calles cuyo nombre aun desconocemos porque todo sucede en un futuro del aquí y del ahora, aun que sin fecha fijada y en una ciudad de la que solo conozco su orilla de río, su música triste y las majestuosas palabras de su ciego inmortal.

(i) Dharma: acciones hechas para bien.
(ii) Saṃsāra: ciclo de nacimiento, vida, muerte y encarnación (renacimiento en el budismo).
(iii) Karma: consecuencia de lo realizado/decidido.
(iv) “Negar la sucesión temporal, negar el yo, negar el universo astronómico, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos.” Nueva Refutación del Tiempo, en Otras Inquisiciones, J.L.Borges, 1952.
(v) Si Nos Dejan. José Alfredo Jiménez