viernes, 11 de marzo de 2016

NO ESTABAS


“Consuélate: no fue un tiempo perdido: en todas tus ausencias, yo te amaba.” Rima IV. Blanca Barojiana.

Te busqué con otros nombres y otras siluetas recortadas contra la luna poniente, dejé el oleaje suspendido en ese mar que mirabas enceguecida de nostalgias, abrí senderos en la jungla de tu recuerdo solo para volver a oler tu perfume una vez más y recordarte toda una tarde sin crepúsculo posible ni pájaros oscuros emigrando por tu ausencia, dejé mis huellas caminando en inútiles círculos por los desiertos que guardaban en sus resecas arenas las perfectas sombras de tus pestañas, declaré mis tormentos en los amarillos de los aromos y los trigos, te supuse perdida y asumí la pérdida mientras el río murmuraba la pena que yo no me atrevía a divulgar por esos bosques donde te divisé tantas veces como si fuera cierto y no el juego cruel de destellos de sol en los follajes. Tú sabías por esos entonces que yo te buscaba sin testigos por las sombras inclementes de las noches de plenilunio, por las esquinas de faroles apagados, por las orillas y los cauces, por las entrelíneas de mis furiosas cartas de amor que atesorabas sin reconocerlo porque en ellas estaban los fragmentos de todo lo que eras. Te escondías en los ciegos nublados del acaecido invierno, en los pétalos esparcidos de la vasta primavera, en la hojarasca murmurante del otoño y en los lentos calderos del estío, desaparecías subterránea o sumergida aunque vigente como una estatua insoportable esculpida con el tormentoso material de mis derrumbes, mis asedios y mis molestas persecuciones obsesivas. Te buscaba en nuestros desolados territorios, en los parques y en las espumas de las rompientes, y tú sabiéndolo no venías, no te dejabas ver en las luces ni en las lluvias, te borrabas, eras ausente por vocación de esfinge, descreías de fervores, de halagos, de los versitos de mala muerte que te escribía en los ventanales empañados, de los susurros que invocaban ciertas noches de cuando estabas. Sé, iluso soñador, que andarás ahora también en los sitios equivocados, oyendo mi voz sin eco en su reverbero por las comarcas de la espera desesperada, viéndome de mentira por las últimas calles de tus penúltimos atardeceres entre los perros que ya no te ladran y los mendigos dormidos, caminarás como siempre altiva, dueña de tus celos, de tus furias, de esas torpes certezas que siempre confundías con tus usuales desengaños, poseedora de todos los espejos y de los infinitos matices de los otoños, del preludio y de los tristes finales, única heredera de tu imperio somnoliento, pero también inevitablemente, y para siempre, arrepentida. Vale.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada